Archivo | febrero, 2015

La SER despide a la SER

13 Feb

El titular no es mío, es de mi compañera Inmaculada Martínez y corrió como la pólvora por las redes sociales el día en que los de la Ser la volvieron a liar.

Se dice por ahí que si Polanco levantara la cabeza…se iría a la Cope. Personalmente fijo en un determinado momento el fin de la Ser tal y como la habíamos conocido: cuando se fue Iñaqui.

El día en que Iñaqui Gabilondo llegó a la redacción de la 9º planta (la 8º estaba en obras) y nos comunicó que dejaba el Hoy por Hoy, las cosas empezaron a cambiar. Después, a la vez o antes, no sé… llegó el inepto ese que se ponía la camiseta de su equipo de fútbol para pasear por la redacción ese cargo de director que claramente le venía grande, sustituir a Ferreras no era fácil pero es que el inepto no pudo hacerlo peor. Entre otras cosas mantuvo en su puesto a otro tan inepto como él, que fue lo que fue en la Ser gracias a Tejero. (Me voy a morder la lengua aunque este es mi blog por que el conocido en la redacción como “El parriba” me pone de los nervios), solo apunto que me puso una cruz por decirle que después de 6 veranos, como estaba embarazada, prefería no hacer sustituciones. Zasca Zasca. Con su pan se lo coma por ser malo conmigo. Te devuelvo la cruz. Plántala en tu huerto y buena siembra.

Después, a la vez o antes, no sé… vino lo de Arantxa, ¡qué asco de jefes ingratos! Y al poco lo nuestro. En 2008, 5 mujeres a la calle, de una tacada, bajo el pretexto de la crisis. Un par de buenos abogados y la Ser condenada en los juzgados por discriminar por razón de sexo. Desde entonces el goteo ha sido constante.

Hasta el otro día.

Lo del lunes pasado no tiene nombre.

Como en GH Vip, la gente de la redacción fue nominada…más o menos los ineptos dijeron esto: de aquí a las 15.00h, 7 de vosotros abandonareis la casa. ¡Toma ya!. Esto en una radio que va de progre, que no está en pérdidas, que tiene el respaldo de millones de oyentes, que fue la envidia de la profesión, que sigue siendo líder pese a todo.

Mientras escribo esto se me agolpan en la mente las caras de compañeros injustamente tratados, no voy apuntar ningún nombre más por no dejarme fuera a nadie, pero hay muy malas personas gestionando una empresa detrás de un “No vuelva usted mañana”.

Cuando era pequeña en mi casa se oía Radio Madrid, teníamos un radiocassete  con la tecla del play rota de tanto grabar a mis locutores favoritos, he sido oyente de los 40 Principales, y ferviente de Iñaqui, de Llamas, de Sardá, de Paco González y hasta de Molés(siendo antitaurina yo…)

Me identificaba tanto con la casa que cuando yo tenía unos 12 años, mi madre me llevó y me presentó ante el Gabinete de estudios porque a la niña se le daba muy bien la radio…jajaja. Volví de mayor, cuando Prisa absorbió Antena 3 Radio y por tanto Radiolé, emisora en la que yo trabajaba. Aunque nunca en mi vida he sido tan feliz haciendo radio como en la época de Oquendo, llegar a la Ser fue un sueño cumplido, y no fue fácil ni llegar ni permanecer.

A la Ser le di horas de mi vida y de mi muerte: noches, fiestas, navidades. Todo.

Y 8 años después de cruzar el umbral de ese templo que para mí era y es Gran Vía 32, llega el inepto 1 y te dice que no vengas mañana. Y va el inepto 2 y se da la vuelta y sale para no mirarte a la cara porque se le debe caer la cara de vergüenza. Y así,de un plumazo te dejan sin Dios ni religión y te ves en la calle en medio de una crisis económica y laboral tremenda.

Pasa el tiempo y a ti te va bien. Los ineptos cambian de cara y ahora son otros. Ya vamos por el enésimo inepto y ahora va y la lía otra vez porque su ineptitud no le da para hacer las cosas bien y darle a los profesionales la salida digna que merecen. ¿Que el entrenador no cuenta contigo? Vale me voy, pero …Después, a la vez o antes, no sé, haz algo por mi: a)ponme en el banquillo; b) búscame otro equipo; c) organízame un partido de homenaje.

¿Qué menos, no? Si esta era mi casa y tú y tu despacho a ras del cielo estáis de paso ¿porque no me das otra salida?¿porque no me dejas poder decir que dentro quedan estupendos compañeros y grandes profesionales?

Para todos lo que sintáis un escalofrío al oír sinfonía azul de Mompou ¡Feliz día de la radio!