Archivo | noviembre, 2018

Belleza a tragos

22 Nov

Puede que no inventara el primer brebaje de belleza, pero se le atribuyen a Cleopatra la creación y consumo de los más potentes cócteles cosméticos de la historia. Los científicos de hoy han resuelto que una sobredosis de cicuta, opio y acónito, acabó fulminantemente con la vida de la reina de Egipto, dejando en el sarcófago, como era su deseo, un precioso cadáver. En la época del Romanticismo las mujeres se embellecían ingiriendo vinagre y limón, consiguiendo así la palidez que marcaba tendencia en la época. En ese mismo tiempo se alzó por encima de todas, la emperatriz Josefina, de horrible dentadura y singular atractivo, dispuesta a probar todo aquello que hiciera perdurar su hermosura y propulsora de los elixires beauty que tan de moda vuelven a estar dos siglos después de su muerte.

labios_unique

Imagen Unique

Es de suponer que la sombra de estas dos reinas de la belleza a tragos, acompañó cada paso dado por la farmacéutica Meritxell Martí, mientras investigaba durante varios años, cómo darle una vuelta de tuerca a los tratamientos antiaging. La mañana elegida para la presentación en Madrid concentró alrededor del tragaluz del Hotel Orfilia a varias celebridades de la medicina estética y la farmacia, alejando con este toque científico, el áurea de fantasía que suele sobrevolar las pócimas maravillosas. En las mesas, una jarra con jugo rosado. Al probarlo, una mueca, porque como zumo no está rico…pero, tras unas palabras de Meritxell, el jugo rosado se gana una segunda cata, y sube puntos. La bebida es la estrella del método Unique, una fórmula magistral soluble rica en colágeno que ayuda al resto de cosméticos de la gama (de momento un sérum, pero habrá más), haciendo que el sistema digestivo funcione correctamente gracias a su composición a base de bambú rosa, flor de edelweiss y lactobacilos, entre otros.

330px-Ménade_relieve_romano_(Museo_del_Prado)_02

Ménade bailando. Museo del Prado

Nicola Moulton, directora de Belleza de Vogue UK, contaba no hace mucho que de la veintena de productos de belleza que diariamente llegaban a su escritorio, un 10% provenía de los alimentos. Sin embargo, la era millennials, devoradora de lanzamientos, empieza a relegar conceptos que trabajan a nivel piel como la nutricosmética o la gastrocosmética y empieza a inclinarse por aquellos que hay que saborear, volviendo a los ancestros de la alquimia y poniendo a los más vanguardistas investigadores tras la pista de novedades cosméticas bebibles, aunque, cualquier novedad, deberá superar la audacia de Catalina de Médicis, experta en los manejos del veneno, que dilataba sus pupilas aplicándose en los ojos una infusión de hojas de la mortífera planta belladona, la misma infusión que se cuenta, bebían las ménades de ojos inmensos de la mitología griega, antes de arrojarse en los brazos de Dionisio.

 

Anuncios